Conciliación y teletrabajo

El teletrabajo consiste en poder trabajar desde casa o desde otro lugar que no sea el centro de trabajo de manera presencial.

En marzo de 2019, entró en vigor el Real Decreto 6/19, el cual contempla el derecho de los trabajadores a solicitar una adaptación en la distribución y duración de la jornada, de forma que sea compatible la vida laboral y familiar. Este derecho lo podían solicitar todos los trabajadores.

Sin embargo, al comenzar la pandemia, los países alrededor del mundo se vieron obligados a empezar cuarentenas, y la mayoría de trabajadores tuvieron que teletrabajar.

Todas las personas que se han visto obligadas a trabajar en casa han tenido que conciliar el trabajo con la familia en el mismo entorno.

Los horarios de trabajo durante la cuarentena se han visto mezclados en muchas ocasiones con las horas que deberían ser para la comida o la familia.

La parte que han tenido que cargar las mujeres en cuanto a la familia y la casa, ha sido mayor. Según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, el COVID-19 ha agravado las diferencias entre hombres y mujeres para conciliar.

Muchas mujeres han tenido que teletrabajar al mismo tiempo que hacerse cargo de sus hijos y hogar. A pesar de que la mayor parte del peso ha recaído sobre las mujeres, en general la implicación de los hombres ha aumentado durante el confinamiento. 

Donde más se está observando el peso habitual de la mujer ha sido en los casos más extremos, donde ellas se han visto obligadas a seguir trabajando de forma presencial, y ellos a quedarse en casa, pasando a ser cuidador principal de los hijos durante el confinamiento.

Problema del futuro: muchas empresas van a aumentar el número de empleados/as que teletrabajan. Si hay más mujeres que teletrabajan mientras sus maridos trabajan fuera, y en ellas recae el mayor peso de la familia y del hogar, estamos dando un paso atrás en igualdad.

Existen herramientas tecnológicas para ayudar a la conciliación. Aplicaciones como Slack, Zoom, Microsoft Teams o Google Drive han sido muy populares durante el teletrabajo, pero hay otras que nos pueden ayudar a conciliar, por ejemplo:

  • Dommus: Se trata de una app de organización familiar para coordinar nuestro tiempo, comunicar las cosas domésticas, recordar la lista de la compra o planificar las comidas. 
  • Do it (Tomorrow): Es una aplicación que imita una agenda de toda la vida para apuntar todos lo relativo al trabajo, la vida personal, las tareas domésticas…
  • OneNote: Es un bloc de notas digital para apuntar cualquier cosa que quieras organizar o recordar. 
  • Easy Menu Planner: Planificar los menús de toda la semana te ayudará a ahorrar tiempo. 

En las gráficas se puede observar que ahora, únicamente el 41% comparte por igual las tareas domésticas, siendo antes del confinamiento solo un 26%. Con el reparto del cuidado de los hijos, antes cuidaban de ellos por igual un 41 y 45%, para menores de 6 años y mayores de 6, respectivamente, y ahora un 52 y 56%, respectivamente. La situación ha mejorado, pero aún así, parece preocupante que haya sido necesaria una pandemia para que mucha gente se haya dado cuenta de este problema y que aún, menos de la mitad de parejas reparten las tareas domésticas por igual y poco más de la mitad de parejas cuidan en la misma proporción de sus hijos.


Conclusión: El confinamiento parece haber puesto sobre la mesa el problema existente desde siempre: la mayor parte de los cuidados de la familia y el hogar recae sobre las mujeres, ahora que hay más hombres que se han implicado más durante la pandemia, es momento de avanzar y compartir de forma igualitaria las responsabilidades de fuera del trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *